Abogado de herida cerebral traumática

Las heridas traumáticas a un bebé ocurrirán por lo general durante un parto vaginal, a consecuencia del uso impropio de un vacío o instrumento para hacer salir la cabeza del bebé. Estos instrumentos pueden causar heridas directas en la cabeza y el cerebro del bebé, y en algunos casos, la muerte. El tipo más común de la herida de nacimiento traumática implica un estiramiento de los nervios del plexo braquial, que es conocido como parálisis de Erb. Esta herida es por lo general resultado del tamaño del bebé con relación al canal de nacimiento.

Por lo general cuando una desproporción cephalo-pélvica (CPD) es diagnosticada antes del parto, el obstetra decidirá que el nacimiento del bebé sea por cesárea. Sin embargo, cuando tal bebé es entregado vaginalmente, el proceso será difícil y prolongado, con probabilidad de distocia del hombro. Una vez que la cabeza sale, el obstétrico puede causar la herida a los nervios en el cuello del bebé (plexo braquial) tirando y girando la cabeza como opción para completar el proceso de nacimiento. Si el proceso es realizado de manera errónea, los nervios al brazo pueden ser separados o estirados de la médula espinal. A menudo estas maniobras causan un estiramiento o rasgadura de los nervios y con el tiempo puede haber un poco de recuperación, pero puede tomar hasta nueve meses después del nacimiento del bebé poder visualizar la herida de manera permanente. Las heridas cerebrales pueden ser asociadas con negligencia médica.

Haz clic aquí para encontrar todas las páginas relacionadas con heridas cerebrales.